Volar cometas en las playas de Roquetas de Mar ("Cometas de Mar").

Las cometas nacieron en la antigua China y su utilidad era señalización militar. Los movimientos y los colores de las cometas constituían mensajes que se comunicaban en la distancia entre destacamentos militares. También se utilizado entre los niños aztecas y los niños del Tibet. En Europa tuvo mucho éxito en el siglo XII, al añadirles cuerdas para hacerlas sonar. Incluso el inventor estadounidense Benjamín Franklin utilizó una cometa para investigar los rayos e inventar el pararrayos.

La cometa es un objeto volador, más pesado que el aire, pero que vuela gracias a la fuerza del viento y a uno o varios hilos que la mantienen desde tierra. En otros países tiene distintos nombres, como Barrileta (Argentina), Volantin (Chile), Kite (Estados Unidos, Inglaterra), o Drachen (Alemania).

Es considerado como un juego infantil o deportivo, pero sus atribuciones y utilidades son muchas, incluso militares o científicas. Lo ideal es ponerlas a volar en lugares abiertos y ventosos, como descampados o playas, o lugares abiertos donde no haya árboles, caminos, cables de luz, edificios, … Pero la clave es utilizarla con vientos suaves, no con ráfagas. Es una actividad ideal para realizar en las playas de Roquetas de Mar.

Los materiales en la construcción de las cometas puede ser papel, plásticos o telas. Las cometas se pueden hacer casi de cualquier cosa, desde una bolsa de basura hasta un pañuelo de seda. Y si antes era necesario utilizar varitas de madera, hoy se pueden usar pajas y varas de plástico para hacer la armazón de cualquier cometa.

Las partes principales de una cometa son: armazón o estructura, vela o revestimiento, amarre (hilo y brida) y elementos estabilizadores o cola.

Hay muchos estilos de cometas, por ejemplo la básica con figura geométrica (un trapecio por lo general) de papel que arrastra una larga cola y que vuela por los aires bajo la dirección de un largo cordón que alguien sostiene desde tierra. También están las planas, que se presentan en un solo plano, o de forma curvada que se obtiene utilizando varillas arqueadas o un diedro en el que se fijan las varillas. La principal ventaja que ofrecen es la estabilidad.

Las utilidades son muchas, se puede jugar con ellas, mandar señales, hacer subir y bajar un objeto, etc. Se puede volar en picado, en giro, en sinuoso ascenso, al ritmo de Vals, etc. Por ejemplo en Japón, hay combates para derribar la cometa del adversario, incluso utilizan elementos para cortar los hilos de los rivales. Las cometas de potencia también se pueden utilizar para esquiar sobre el agua, a esta modalidad se le conoce con el nombre de kitesurfing. Deportes que van asociados a las playas de Roquetas de Mar.

La calidad de los materiales puede ser cara o muy económica, pero ello no influirá en la calidad de vuelo. No debemos olvidar que hay que tener siempre a mano alguna tira más o menos larga de tela, papel o plástico para hacer las colas. Cordel para tirar del cometa. También hará falta pegamento, hilo. o incluso grapas o clips, para unir la estructura de papel, tela o plástico, a el armazón formada por las varas de plástico o madera. También es muy interesante pintar cometas ya construidas, redecorándolas, uniéndolas, cortándolas, etc.

El vuelo depende de la cometa de la intensidad del viento y de la habilidad que cada usuario. En un principio, sólo hay que tener en cuenta que las cometas se elevan y vuelan por la oposición frontal, sesgada u horizontal que presenten al viento. Un suave tirón y un buen viento es lo que toda cometa necesita para elevarse, después se le debe ir tirando por el cordel, a medida que se le va dando, para que se eleve más. El resto corresponde a las capas de aire. Las capas de aire cálido elevan. Y las capas de aire fresco hacen descender.

En las capas de aire cálido se planea mejor. Y en las capas de aire fresco la cometa puede adquirir mayor velocidad. Sin embargo, cuando el aire es demasiado cálido y va acompañado de mucha humedad, como sucede a veces en las playas, las cometas tienen muchas dificultades para elevarse. Lo mejor es que haya capas de aire fresco y de aire cálido y que el viento tenga un mínimo de intensidad. Por supuesto, un viento demasiado intenso y turbulento puede destruir una cometa.

La cuerda que sujeta y dirige la cometa debe tener un mínimo de 40-50 metros de largo, y no ser demasiado pesado. Pero debe ser resistente, porque la cometa tiene más fuerza de lo que parece cuando el viento sopla enérgicamente. Una violenta subida de la cometa sin una debida sujeción, y la cometa se rompe. También es recomendable sostener el cordel con guantes o con una agarradera de plástico, es decir, con un elemento que nos permita soltar, recoger y tirar del cordel sin el riesgo de quemarnos por el roce la palma de la mano y los dedos, cosa que ocurre con frecuencia.

Para finalizar, una frase: En los días de vientos, Roquetas de Mar se puede convertir en Cometas de Mar.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *