Tapear, ir de tapas o ir de cañas en Roquetas de Mar (II)

Una de las principales características de la gastronomía de Roquetas de Mar y de la provincia de Almería en general es el tapeo. Las tapas son pequeñas cantidades de comida que se sirven en los bares y restaurantes para acompañar una bebida. Es muy común ir de tapas: una tradición que consiste en ir de bar en bar en un barrio concreto, con familiares y amigos, a comer y a beber (normalmente cerveza o vino). Por ejemplo, salir a cenar o a comer los fines de semana a base de tapeo, también llamado tapear, ir de tapas o ir de cervezas.

En todos los rankings, foros y plataformas de internet donde se analizan las mejores provincias para ir de tapas por España, Almería siempre está entre las 4 primeras. En Almería, las tapas son gratis y generosas, y permite que el cliente decida su preferencia dentro de la carta o pizarra, abundando el pescado y el marisco. Por ejemplo en Roquetas de Mar, la variedad de tapas es muy extensa y va desde las tapas frías, como el tradicional plato de jamón o queso con almendras, tapas calientes como lomo plancha, platos de pescadito frito, pulpo seco, caracola, hueva, “espeluznao” …

Existen autores que indican que la tapa pudo haber nacido en Almería. Esa tapa podría haber sido una fina loncha de jamón serrano o una rodaja de lomo embuchado que se colocaba en la boca de la copa de vino y así se evitaba que el vino perdiera su aroma. De esta forma el bebedor podía charlar con las amistades que le acompañaban. Por ejemplo, los historiadores afirmación que en Almería en el siglo XIX ya existía el bar Casa Puga (entre otras tabernas), y que se usaban estas tradiciones.

En Jaén existe una historia relacionada con la tapa cuyo protagonista es un señorito que se disponía a tomar unas copas de manzanilla de Sanlúcar con otros señores en un Casino que no disponía de servicio de bar propio, y las bebidas las traía por encargo el joven botones de un bar cercano. Un día había obra en la calle, y para evitar que entrase polvo en las copas, pensaron que empleara unas lonchas de jamón para taparlas. Otro día posterior se repitió la escena, pero en esta ocasión el señorito pidió que lo tapase con queso manchego. Así el día siguiente el botones pregunto: “Y hoy, ¿qué quiere que ponga de tapa?”.

El tapeo también es exquisito en la provincia de Jaén, donde cada tapa casi siempre lleva acompaña el aceite de oliva virgen extra, que añade un sabor potente y con cuerpo a casi todos los platos favoritos de la región, como la pipirrana o el gazpacho. En Granada cada bebida viene con una tapa gratis, es decir, en esta ciudad, cada ronda de bebidas va acompañada de algo de comer, y nunca te ponen dos veces la misma tapa. Son excelentes las tapas de jamón asado.

En otras zonas de España también se practica el deporte de “ir de tapas”, por ejemplo en León la tapa de jamón ibérico es un clásico junto a platos sencillos pero generosos, como de queso y chorizo, o patatas con alioli. En la capital de La Rioja, por ejemplo en la calle del Laurel, hay más de 30 bares con excelentes patatas bravas, champiñones con gambas, …En Bilbao abundan los famosos pintxos, donde se ha elevado la tapa a la categoría de arte, como los de foie caramelizado a cangrejo en tempura, txangurro (centollo), bocaditos de setas, morcilla, anchoas, foie, brie, etc.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *